Sí, se tomará la temperatura de todos los pasajeros al momento de desembarcar el avión. Si un pasajero presenta temperatura superior a 38 °C (100.4 °F) o cualquier otro síntoma, las autoridades aeroportuarias administrarán una prueba rápida de COVID-19 e iniciarán los protocolos de aislamiento y tratamiento necesarios.