Todo ciudadano extranjero que ingrese a la República Dominicana, con fines turísticos exclusivamente, debe tener un pasaporte vigente durante su permanencia y salida del país.

Esta medida excepcional es válida hasta el 31 de diciembre de 2021.